domingo, 8 de junio de 2008

ADIÓS A MEL FERRER-IN MEMORIAM

Nacido en Elberon, un pueblecito de Nueva Jersey, el 2 de agosto de 1917, Melchior Gaston Ferrer era hijo de un reputado cirujano cubano y de una mujer de clase alta. Desde pequeño ya era un apasionado de diversas disciplinas artísticas. Empezó a estudiar en la prestigiosa Universidad de Princeton, pero lo dejó, escribió un libro para niños, 'Tito's Hat', y estuvo trabajando una temporada como editor de un pequeño periódico. A continuación debutó en Broadway como bailarín, en 1938, en dos musicales que fueron muy bien acogidos. Le gustó tanto estar en un escenario que, dos años después, se reconvirtió en actor teatral.

Su primer contacto con el cine fue como realizador, pues Columbia le contrató para dirigir The Girl of the Limberlost, un drama de bajo presupuesto. Su trabajo impresionó al mismísimo John Ford, que le eligió para ejercer como ayudante de dirección en El fugitivo (1947), donde aparece haciendo un cameo. Su auténtico debut como actor de cine tuvo lugar en 1949, cuando coprotagonizó el drama Lost Boundaries, en el que encarnaba a un médico. Tras su destacada interpretación de un forajido en Encubridora, fue el rey Arturo en la cinta de aventuras Los caballeros del rey Arturo, de Richard Thorpe, y se convirtió en una celebridad por su trabajo como titiritero en Lili, el famoso musical que protagonizó Leslie Caron.

Ya se había divorciado tres veces, y tenía cinco hijos, cuando se enamoró de Audrey Hepburn, con la que protagonizó en 1954 la obra teatral 'Ondine', en Nueva York. Meses después contrajeron matrimonio y fijaron su residencia durante muchos años en Suiza. Ambos estaban tan enamorados que prácticamente no se separaban. Cuando Audrey filmaba Una cara con ángel, exigió que sus secuencias parisinas se retrasaran para coincidir con Ferrer, que iba a rodar también en la capital francesa Elena y los hombres. Ambos coincidieron en la pantalla en Guerra y paz, lujosa adaptación fílmica de la famosa novela de Tolstoi a cargo de King Vidor. Ella era Natasha Rostov, y él el príncipe Andrei Bolkonsky. La pareja tuvo un hijo, Sean H. Ferrer, productor asociado de títulos como El beso de un extraño o Tallo de hierro. Ferrer dirigió a su esposa en Mansiones Verdes y también produjo Sola en la oscuridad, uno de los grandes éxitos de Audrey Hepburn, que interpretaba a una ciega. Finalmente, se divorciaron en 1968, y Ferrer se unió a Elizabeth Soukutine hasta su muerte.

Como director, su título más destacado fue The Secret Fury, con Claudette Colbert y Robert Ryan. Como actor interpretó numerosos títulos, como Las manos de Orlac, Toros bravos, El día más largo, La caída del imperio romano, La pícara soltera, Brannigan, o Una canción. Lili Marleen, del alemán R.W. Fassbinder. En El Greco interpretó al famoso pintor. A partir de los 70 se prodigó en la televisión, en diversos telefilmes, y en series como Falcon Crest.("DE CINE 21")

1 comentario:

filomeno2006 dijo...

El Greco, dirigida por el gran Luciano Salce